17 may. 2012

"ESTA NOCHE"

Esta noche, hace mucho frío
y mi cuerpo no deja de temblar,
la luna me mira con asombro
porque es mayor mi soledad.
Ando perdido entre todos los escombros
de esta absoluta oscuridad,
pues hace tiempo se cegaron mis ojos
por un exceso de falsa claridad.
De vez en cuando, miro al firmamento
y en la negra lejanía veo brillar
los ojos que robaron todo mi tiempo
encerrando mis más profundos sentimientos
en una urna de cristal.
Se han bloqueado mis pensamientos
y mis sueños se empiezan a borrar,
se deshacen, como una simple bola de nieve
en un montón de blanca sal.
Trato de ordenar todos mis recuerdos
y busco una ansiada libertad
para construir un nuevo espacio
que me ayude a respirar
y dejar al otro lado de la puerta
la eterna pregunta que no me quiso contestar.
—¿Me quieres?—
Esta noche, hace mucho frío
y mi cuerpo no deja de temblar,
la luna acompaña mi tristeza
porque no puedo olvidar.

Santiago Serrano Bravo.

1 may. 2012

"MAR DE DUDAS"

"Amor imposible" 1* Parte.

Quisiera escuchar de tu boca las palabras
que mis oídos solo quieren oír,
palabras que me conmuevan por dentro
y a la vez que me hagan ser feliz.

Feliz, a cada paso y en cada momento,
palabras con ternura y sentimientos,
palabras que me hagan sonreír,
palabras que no se las lleve el viento
para que mi cara exprese lo que siento
y que nunca me alejen de ti.

Quisiera sentir,
las suaves caricias de tus manos
y jugar a esos juegos que nunca jugamos
bajo la mirada de una luna gris,
sentir la cálida brisa de una noche clara
a la vez que nuestros brazos se entrelazan
hasta que nuestros cuerpos no lo puedan resistir.

Hacer de esa noche un día eterno,
congelar las horas solo para vernos
y que el tiempo se olvide que estamos aquí.
Hacer burbujas de pasión con nuestros sueños
y de un pedazo de cielo hacernos dueños
para que nuestro amor jamás pueda morir.
Abrir, las cortinas de colores de la aurora,
nadar entre la espuma de las olas
y navegar por mares de jazmín.
Pero esos mares, son mares de pura duda
que me hacen enloquecer
y me devuelven a una realidad absurda
y frágil como una flor de piel.


Santiago Serrano Bravo.

"UN DÍA DE PRIMAVERA"

Amanece,
se abre un nuevo día,
la fina linea arqueada
del horizonte anaranjado brilla.
Los suaves rayos de sol,
atraviesan cristales y cortinas
y bajo un despejado cielo azul,
vuelan las ágiles golondrinas.
El sol, ilumina la fachada de la iglesia,
excepto el sombrío rincón de la trasera,
donde, a un húmedo hueco se ancla,
una extraña y retorcida higuera.
De un brillante color azabache,
las grajillas, revolotean alrededor de ella
a la vez que los escandalosos vencejos,
salen y entran de las estrechas grietas.
El silencioso amanecer de la calle,
lo rompe el agua al golpear la piedra
de la escondida fuente que se encuentra
bajo una esbelta y tupida hiedra.
La mañana sigue avanzando
y antes de emprender la partida,
unos pequeños gorriones de campo
beben de la fresca agua vertida.

II

Se han abierto ya las flores
de esta nueva primavera
que resaltan con sus colores
del verde manto de la pradera.
Despertaron los chopos del paseo
de un largo y profundo sueño
y se han vestido con nuevas hojas
tras el paso del invierno.
Los sauces acarician con sus ramas,
la cristalina superficie del estanque
que dan sombra a sus claras aguas,
en los largos días estivales.
En los huertos se siembra vida
y de vida se llenan los frutales,
las flores que atraían a los insectos,
ahora son adornos naturales.
Tiernos y aterciopelados brotes,
nacen en la vieja vid,
perlas blanquecinas que se lucen
bajo un suave sol de abril.

III

El arisco y negro mirlo, lanza
su alocado canto matinal,
entre los espinosos tallos escondido
de un enmarañado zarzal.
Una cigüeña lleva ramas secas,
al enorme y desgarbado nido
y unas confundidas crías inquietas,
levantan los hambrientos picos.
Un pequeño ratón de campo, duerme
sobre un rechoncho gato vecino,
el ratoncillo ha olvidado su pasado
y el gato, su eficaz instinto felino.
Sobre la hoja de un frondoso laurel,
canta incasable una rana verde,
al parecer, son canciones de amor
y espera a que su princesa le conteste.
Los arrullos, alardes y paseos,
de un palomo en una repisa,
atraen las miradas atentas
de las hembras en otra cornisa.
Varias tórtolas, han instalado el nido
en los cangilones de la vieja noria,
sabedoras de que están protegidos,
por las paredes de la profunda nora.
Un continuo flujo de abejas, va
desde la colmena hacia las flores,
otras regresan al panal,
cargadas de aromas y sabores.
Una leve y suave brisa corre
que agradecidos nos deja sentir,
las frescas fragancias de primavera
de un apacible mes de abril.

Santiago Serrano Bravo.

1 ene. 2010

"MUERTE DE UN COLOR"

"1936, el paredón"

Ya ha llegado la hora
de cumplir mi condena,
ya no veré más estas rejas,
no volveré más a la trena.
Mi vida, se apagará rápidamente,
como el agua apaga una hoguera
y mis lágrimas se perderán,
como gotas de lluvia en la arena.
Sólo el olvido, es mi temor
y el tiempo mi pena,
el adiós será un suspiro
y los recuerdos una tregua.
Luego, seré libre,
libre como la luna llena,
libre como el viento
que recorre toda la sierra.
El aire será mi alma,
mi cuerpo será la tierra,
mi sangre será el agua,
que corra entre las piedras.

Santiago Serrano Bravo.

30 dic. 2009

"LAS CALLES, MI HERENCIA"

Como árbol, que crecía ya maduro
sin haber pasado la pubertad,
así crecía mi futuro
dejando el pasado atrás.
Pasado que me había dejado
un futuro bien holgado
y no supe manejar.
Mi presente vivía en las calles,
con ciertos individuos de una sociedad
que llevaba en su cara una sonrisa
bajo un velo de falsedad.
Calles, por donde los excesos e hipocresía
iban recorriendo la ciudad,
calles, que iban consumiendo toda mi vida
y que no supe controlar.
Mi vida, ya era ciega y vacía
y un alto precio me hizo pagar.
Aquellos excesos y la mala compañía,
me llevaron a la soledad.
Y, empecé a conocer otras calles;
calles mojadas, calles frías,
calles oscuras y calles perdidas,
calles estrechas, calles torcidas
calles desiertas que parecen vacías.
Son calles, donde ahora vivo
en un presente muy real,
calles, donde se forja el destino,
donde se forja la humanidad,
donde se forjan los sentimientos,
donde se forja la realidad,
donde aquí, nada es de mentira,
donde todo es de verdad.
Verdad, que he descubierto tarde,
por eso, en el fondo de una de esas calles,
mantengo una vela encendida.
Su llama, quema los recuerdos
de una pasada vida,
su luz, ilumina mi esperanza
que aún no está perdida.
Quiero, volver con mi nuevo presente
a la ciudad de la alegría
y andar por todas sus calles
con la lección bien aprendida.

Santiago Serrano Bravo.

25 dic. 2009

"ARENA Y AGUA"

“SOLA”

Hoy he vuelto a sentarme
en la arena frente al mar,
siento una ligera brisa en mi cara
con suave sabor a sal,
cierro los ojos
y me pongo ha escuchar
el continuo murmullo del agua
en plena soledad.
Por un instante, he creído escucharte,
por un instante, te creído escuchar,
abro de nuevo los ojos
y veo que no estás.
Ahora sé, que te fuiste para siempre,
que te fuiste de verdad,
que me has dejado sola en la arena,
sentada frente al mar.


***************************************



"EN EL FONDO DEL MAR"


En el fondo del mar
quedaron anclados los deseos
de aquellos marineros
que no pudieron regresar.
En el fondo del mar
quedaron olvidados
en un cofre dorado
como lágrimas de sal
los sueños de aquellos
que no pudieron regresar.
En el fondo del mar
viven las almas perdidas
de aquellos que simplemente un día
salieron a navegar.
En el fondo del mar, simplemente
en el fondo del mar.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

Dedicado a todos los marineros
que dejaron su vida en alta mar.

7 dic. 2009

" DONDE NOS DIERON, NOS VUELVEN A DAR "

"Los políticos que deshonran al ladrón común"



En estos tiempos que corren,
donde nos dieron, nos vuelven a dar.
Tal es así, que antaño no tenia nada,
hoy tengo la mitad.
La codicia y el ansia de otros por tener,
se ha vuelto tan perversa y rastrera
que con tal de poseer,
nadie duda en pisar a cualquiera.
Con el paso de los años,
uno ve, que tiene mas deudas
que callos en las manos,
que se tienen mas arrugas en la frente
que dinero en la cuenta corriente
y sin haber dejado de trabajar
y en muchos casos, lo que le queda a uno
lo encuentra frente al espejo, la dignidad.
Entonces surgen las preguntas de siempre.
-¿Donde está el fruto de mi trabajo?.-
-¿Donde está el sudor de mi frente?.-
-¿Donde están mis amigos?.-
-¿Donde está mi gente?.-

Son preguntas que se lanzan al aire
produciendo un eco vacío,
donde todo el calor que despedías
se ha convertido en frío.
Son preguntas retóricas,
que vuelven al mismo sitio,
son preguntas huecas y vacías
que no tienen sentido.
Sobre todo, para aquel que las escucha
y sigue su camino,
sobre todo, para aquel que disfruta
del descanso que nunca has tenido,
sobre todo, para aquel que despilfarra
la cosecha que tú has conseguido.

Son buitres y alimañas
sin escrúpulos ninguno,
que por ser nobles y confiados
nos despluman uno a uno.

Es la pura realidad.
En tiempos de crisis, estos individuos
desarrollan su ingenio y habilidad,
son parásitos del prójimo
que chupan la sangre y algo más.

Son carroñeros de otra dimensión
que engordan sus cuentas y bandujos
mientras tú te aprietas el cinturón.

-!! Como brilla esa tarjeta ¡¡-,
más que las luces del burdel,
donde tuya es parte de la cuenta
y de ellos solo el placer.

Y cambiando de tercio,
-!! la que nos metieron con el euro ¡¡-.
-!! Ay ¡¡-. Cuanto echo de menos la peseta.
Todo cuadraba, era perfecto,
pero llegó el euro y el redondeo
y lo que antes acariciabas con las manos,
hoy se escapa entre los dedos.

Dichosos aquellos
que aún conservan la moneda,
porque ellos son testigos
de tan doloroso engaño,
y porque ellos se dieron cuenta
de que el euribor no era un tango.

Que el "T.A.E." para los inmigrantes
ya no es "Todos A España",
porque según el "INEM", el que más
o el que menos, se levanta con legañas.

Creía, que éramos parte importante del mundo
y me sentía orgulloso como patriota,
pero hoy somos las narices de África
y el inmenso y eterno culo de Europa.


Santiago Serrano Bravo.

"LA VIUDA"

Comentarios Post-Morten.


Como a burro que se le quita la albarda
se la ve ante el difunto,
-¿no serán dulces sus lágrimas,
en vez de amargo el luto?.-
Quién sabe los sentimientos que encierra
un corazón como el suyo,
que pensamientos oculta
ante los ojos del mundo.
A pesar de todo, en tan bello rostro,
es difícil expresar el dolor,
es por eso que ahora piensen todos,
que dentro de ese vestido negro
mañana surja el color.
En el recuerdo quedarán las apariencias,
se dirá, que bueno era aquel que se enterró.
Que para la viuda, un futuro muy claro
y un eterno descanso para el señor.
¿Ley de vida?. - Puede ser.
¿Ley de viuda?. - A lo mejor .
¿Y el difunto, que dice?. - No dice nada
Y si dice algo, solo lo sabe Dios.


Santiago Serrano Bravo.

24 may. 2009

"LA TORMENTA"

Triste se ve el horizonte,
en esta oscura tarde de invierno,
mojadas están las calles
de un recogido pueblo,
y un aire frío, que las recorre,
acompaña a un fuerte aguacero.
El agua azota mi ventana,
yo, atizo al trashoguero,
y arrimo a las ardientes ascuas,
el tan sufrido puchero,
que parece, que le falta algo al hogar,
si no se le ve pegado al fuego.
Me acerco a la ventana,
y veo iluminarse el cielo,
y una hermosa filigrana,
se plasma sobre un lienzo negro.
Los intensos destellos de luz
de sus rechaces y requiebros,
ilumina la arboleda,
perturbando el profundo sueño
de los desnudos chopos y olmos,
un seco y sonoro trueno.
Me doy la media vuelta,
y le atizo de nuevo al leño,
como si él tuviese la culpa,
de este frío invierno.
Pero, como decía mi abuelo:
-¡Ya amainará la tormenta!-
-¡ya amainará este viento!-
-¡ya amainará este frío!-
-¡ya vendrá el buen tiempo!-
Mientras tanto, leña de encina
y chacina en el larguero,
en la alacena,
hogazas de trigo y centeno,
pitarra en la tinaja
y buen aceite lagarero.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

27 feb. 2009

"LA CAMARA (agraria) DE LOS COMUNES"

¡¡Viva San Isidro!!
-y nosotros los elegantes.-
¡¡Viva el pueblo!!
-y algunos ignorantes-
que ellos hacen de galgos
y nosotros las “carreras”
y como moscas cojoneras
seguiremos con desparpajo
llenando la nevera
a costa del trabajo
de toda la clase obrera.
¡¡Viva San Isidro!!
-y nosotros los elegantes.-
¡¡Viva el pueblo!!
-y algunos ignorantes-
que sus ahorros de momento
será nuestro sustento
mientras esto no se acabe,
y si cogen un catarro
que se tomen un jarabe
que a mí eso no me pasa
por que licenciados y maestros
ya los tengo en casa.
¡¡Viva San Isidro!!
-y nosotros los elegantes.-
¡¡Viva el pueblo!!
-y algunos ignorantes-
que a más de uno se le emplea
por haber confiado las gallinas
a cuatro águilas traperas
sabiendo que parte de los huevos
tarde o temprano se lleva hacienda.
¡¡Viva San Isidro!!
-y nosotros los elegantes.-
¡¡Viva el pueblo!!
-y algunos ignorantes-.

SANTIAGO SERRANO BRAVO

29 nov. 2008

"VERDADES"

Si pierdes un ojo
ves lo que ves,
si el que pierdes es el otro
lo mismo es,
solo tendrás miedo
por el ángulo de vista que pierdes
si te metes en laberintos
en los que no debes.

************

Despacio, aunque sea con pausas,
el no llegar ha demostrado
que las prisas son la causa.

************

En estos tiempos modernos que corren,
no se teme a la oscuridad,
se tiene más miedo
a la luz si se va.

************

Prefiero ser un pobre feliz
que un infeliz con dinero,
lo mio lo encuentro entre la tierra y el cielo,
el otro, solo en el monedero.

************

Si la mentira tuviese voz propia,
los políticos serian mudos
y no idiotas.



SANTIAGO SERRANO BRAVO.

28 nov. 2008

"DISTANCIA"

Tanto tiempo en alta mar
me ha hecho ir a la deriva
por no saber manejar
los remos de mi vida.
Tanto tiempo en alta mar
hizo que una tempestad
me dejara en la orilla
de una isla llamada soledad.
Soledad que no quiero,
solo quiero que en algún momento
me empuje la fuerza del viento
y me ponga de nuevo a navegar,
porque la distancia
me ha hecho recordar,
que estoy solo en un desierto
y quiero regresar a puerto
y no dejarte jamás.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"VIEJA CASA MÍA"

Noche fría de diciembre,
espesa niebla tendida
que se mezcla con el humo
de las chimeneas ya encendidas.
-“Olor a pueblo, que alegría”-
dicen aquellos melancólicos
que se fueron con pena herida
dejando huérfanos los campos
que les dieron media vida.
Algunos van regresando
sin reproches por su ida
echando ahora de menos
aquello que antaño tenían.
Yo soy uno de ellos,
que regreso de mi huida
a mi vieja casa del pueblo,
a la vieja casa mía,
con sus tozas de granito,
de piedra la fachada,
de madera su sobrado
y balcones de pizarra.
Con simples rejas de hierro
en la fragua forjadas
que protegen las ventanas
que dan luz a la morada,
con una gran puerta de madera,
ancho postigo y aldaba,
grandes bisagras negras
y cantoneras de hojalata.
Con una jardinera a cada lado
que el tiempo las ha llenado
de ortigas y gramas
donde en primaveras pasadas,
se lucían rosas blancas y granas.
Vieja casa de pueblo,
vieja casa mía,
que los años que han pasado
nos han dejado llagas y heridas
como a un barco varado
en las arenas de una ría.
Volveré a encender el hogar
con una llama divina
para calentar las entrañas
de tus habitaciones vacías,
te quitaré las telarañas
de rincones y esquinas,
te curaré toda el alma
sanando tus heridas,
quiero dar color a tus penas
teñirlas de alegría,
llenaré tu viejo corazón
de luz y de vida,
después me sentaré en mi sillón
para escribirte poesías
y leértelas al calor del fuego
el resto de mis días
y que solo hablen de ti
vieja casa mía.



SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"EL LUMBRERAS"

Que habrá sido,
de aquel escritor lumbreras
que soñaba con una letra en su sillón
y que después de tanta espera
con whisqui de garrafa y vino peleón
fue quemando poco a poco las neuronas
del sentido y la inspiración.

Que inventen un “planeta”
para el fracaso y la desilusión,
para cada línea y cada letra
que a nadie le importó,
para cada verso y cada poema
que nadie le leyó.

Que habrá sido,
de aquel trovador novel
que montaba su oficina
en cualquier esquina
de cualquier burdel,
que habrá sido de aquel lumbreras
que habrá sido de aquel infiel.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.


Este tema va dedicado a un personaje
que conocí en el centro de Madrid y al que
escuché leer lo que escribía y que me
dijo con su media tajada ser un escritor frustrado.

"COMO AQUELLA FLOR"

Amor imposible.



Espera a su amor,
como aquella flor que espera
a que el sol solo se fije en ella,
sabiendo que eso no puede ser.
Pero volverá a amanecer
para aquella flor de piel,
que en su agonía,
sus lágrimas la riegan
cada noche y cada día
haciendo más larga la espera
y sintiendo como de sus manos
se va otra primavera
por ese amor que nunca llega
porque encontró otra flor
sin corazón en su interior,
pero mucho más bella.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"ADIOS"

Ahora, cuando te marches
y me digas adiós,
quiero que cortes la última rosa
del rosal que sembramos los dos,
porque a la vez,
yo sentiré el dolor
de la herida de esa flor
hasta que mi cuerpo se quede sin sangre
y se pare mi corazón.
Ahora, cuando te marches,
yo también te diré adiós.

SANTIAGO SERRANO BRAVO.

23 nov. 2008

"A LA FUENTE TRAIGO AL GATO"

Recuerdo aquel verano,
-siendo varón de cría-
que desde la ventana de mi alcoba, yo veía,
que a las primeras de la noche
cuando luz ya no había,
a la fuente una doncella
sin cántaro acudía
y entonando suavemente
esta coplilla;
-“A la fuente traigo al gato
para darle de beber
agüita fresca de su caño,
porque tiene mucha sed”-,
con la misma ,
una capa y un sombrero
que tras la fuente se escondían,
-sin dudarlo un caballero-
bajo las sayas se metía.
Para mí cosa extraña,
cosa que no entendía,
por eso esperarlos decidí
la noche de un día.
Mal estaba mi curiosidad escondida,
tan mal, que nervios me trajo
y a los ruidos de mi inquietud
corriendo salió el que estaba debajo
y la moza para despistar
esta otra coplilla
se puso a cantar;
-“Esta noche no ha bebido el gato,
hoy no pudo ser,
hoy que estaba fresca el agua
no pudo beber”-.

SANTIAGO SERRANO BRAVO. 1

"AMOR EMBUSTERO"

¿Porqué tu mirada confusa
evita que me asome a tu interior,
haciendo que siempre me pregunte
donde está el error?

¿Porqué abusas de lo más esencial,
que es de quererte como te quiero
dándote toda la libertad,
quedando yo de prisionero?

¿Porqué esos desprecios sin hablar,
si el único defecto que tengo
es el de amarte hasta no poder más?

¿Porqué de mí
necesitas mi presencia,
y en otros momentos
obligas mi ausencia?

Ahora se el porqué
de este amor embustero,
es porque tu no me quieres
y yo te quiero.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"OJOS PROHIBIDOS"

Esos ojos claros y profundos
que hacen que mi vida pierda el rumbo
como una barquilla en alta mar,
que hacen que mi corazón no comprenda
porque al mirar esos ojos mi cuerpo tiembla
y mi mente es incapaz de controlar.

Será, porque me he enamorado
de esos ojos prohibidos
que hacen que me sienta más hundido
por no poderla amar.

Será, porque quiero besar
esos labios que ya tienen dueño
y que a mí me quita el sueño
y no lo puedo evitar.

Será, porque quiero abrazar ese cuerpo,
fundirme con él en el tiempo
y no querer regresar.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"OTOÑO EN EL ÁRBOL"

Árbol que lloras lágrimas de savia,
que llenas de rabia,
se deslizan una a una
como perlas de luna
por tu áspera corteza.
Gigante de leves suspiros
que emana tristeza
cuando sienten tus hojas
que el otoño se acerca
para dejarte desnudo
y arropar la hierba.
Criatura de enorme belleza,
refugio de enamorados
que tus ramas han trenzado
con gran delicadeza.
Alcoba de secretos bien guardados,
espíritu de nobleza
que sin ninguna queja,
en forma de corazón tatuado
la mano del enamorado
en tu pecho deja.
Árbol que lloras lágrimas de savia
porque el verano se aleja

SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"SOLO CAMPANA"

Extraña silueta
de bronce envejecido
que miras al horizonte
queriendo ser testigo
de hermosos atardeceres
cuando el sol ya está vencido.
Metal y cobre fundidos
en un solo suspiro
dando forma y ritmo
a tu cuerpo y tus latidos.
Señora de casa grande eres,
que orgullosa nos enseñas,
pero siempre te veo sola
en la parte más pequeña.
Reina de las alturas,
presa de una torre
sin puertas ni ventanas
donde solo el aire corre.
Dama del campanario,
obediencia sin reproches,
viva voz durante el día
y muda por las noches.
Cautiva eres pregonera
de mensajes consentidos,
lanzando palabras al viento
en forma de sonidos.
Los campos y los pueblos
prestan y aguzan sus oídos
a tus fuertes campanadas
por si nuevas has traído.
Con llantos y lamentos
acompañan hoy tus notas
a una tarde más oscura
que el fondo de tu boca.
Musa de don nadie,
obra de arte apartada,
como bestia de mito eres
por tu creador condenada.
Aunque te mueves con soltura
y bailas con salero,
tus repiques y tus danzas
son alardes del campanero.
En las frías noches
y absoluta oscuridad,
dicen que te oyen murmurar,
que narras los más bellos poemas
que se puedan escuchar.
Poemas que hay escritos
en tu polvoriento vestido,
quizá por un solitario poeta
o un enamorado atrevido.

SANTIAGO SERRANO BRAVO

"IRIS, LA MOLINERA" (Fábula)

Allí a lo lejos,
donde la vista no llega
donde el sol se esconde
detrás de la sierra,
cuentan que hay un arroyo
y una flor en su ribera
que su juventud y frescura,
las mantiene una eterna primavera.
Ella es Iris, la molinera,
belleza que cegó de amor
a muchos hombres solo con verla,
otros dejaron el corazón
inerte entre las adelfas,
por que quien osa tocarla
con la misma el arroyo se encela
convirtiéndose en bravío mar
y en asesina su marea
arrebatándoles sus débiles almas
convirtiéndolas en blancas perlas
para entregárselas como trofeos
a Iris, la flor de su ribera.

SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"SENTIMIENTOS"

Sentía como nuestro amor se apagaba,
lo notaba en su voz,
lo notaba en su mirada
y aunque luchaba por él
me sentía inútil dando palos a la nada,
cansándose mi cuerpo
y cansándose mi alma.
Descubrí que el amor
es como la guerra ,
si uno no quiere, dos no se aman,
si uno no quiere, dos no se abrazan,
dejando los sentimientos
heridos de muerte
con el golpe mas fuerte
que jamás te puedan dar
cuando te dicen y oyes
“ya no te quiero, te dejo de amar”,
entonces cierras los ojos
y aprietas los dientes,
mientras se retuerce
tu corazón y tu mente
hasta que pasa el dolor,
que solo ocurre si has sido fuerte
y has encontrado el verdadero amor.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"PALOS AL MONERO"

2ª Parte. “Crónicas de un puritano”


Yo, quise desnudar al viento,
descubrir el amor y la verdad,
el más puro sentimiento
acompañado de toda la bondad,
quise ser brillo inmortal
en la más absoluta oscuridad,
alma eterna,
corazón sin edad,
pensamiento puro,
inocencia en la soledad,
pero mi piel sintió un escalofrío
al descubrir la verdad.
Ella es una estrella libre
que en sus noches de libertad
vaga por las vías del placer
convirtiéndose en mujer
de mal o bien vivir,
que acompañada del zumo
del fruto de la vid,
hace sentir al hombre más ruin
que en el reino de la justicia
sea el ser más honrado y más feliz.
Quiero vestir otra vez al viento
al haber podido descubrir,
-(sin ningún arrepentimiento)-
que el amor verdadero y puro
está mucho más seguro
dentro de un calcetín,
que en el cuarto más oscuro
durmiendo junto a ti.

SANTIAGO SERRANO BRAVO

"PALOS AL MONERO"

1ª Parte. –Critica con cierto tono de agudeza.

Vecino.- _ ¿Donde va con noche oscura,
donde va Dñª Isabel,
pues tardes son las horas
en que mis ojos la ven?_

Dñª Isabel.- _ No se preocupe,
no se preocupe usted,
que aunque la noche sea oscura
ya sabré volver._

Vecino.- _ No, si yo no me preocupo,
se preocupe vuestra merced,
porque ojos tienen los postigos,
oídos la pared,
boca tiene la calle
que lengua ha de mover.

Dñª Isabel.- _Perdone caballero,
a donde voy o de donde vengo
no le importa a quien,
y para que duerma esta noche
usted tranquilo, le diré:
-“Voy a casa de mi hermana,
que tiene patillas canas
y sotana hasta los pies,
oficia en la parroquia de Stª Ana
y se llama Don Andrés,
rara hermana como ve.”-
Y acogiéndome,
a la anterior regla de tres,
yo también preguntaré
por su stª esposa y Don Miguel.
¿¡Aah, que usted no lo sabía!?
¡¡Ay, perdóneme!!
Mire caballero,
puede que lo mío esté mal visto
por ser él quien es, puede ser,
pero yo soy señora viuda
y nada le puedo hacer,
pero usted es un cornudo
y zorra su mujer,
a sí que buenas noches tenga
que lo dudo, buenas noches
tenga usted.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"VERSOS Y FLORES"

Caminando entre encinas, robles y pinos,
fueron dejando versos en cada huella
que iban haciendo en el polvo del camino
y que al norte de esta provincia lleva,
las alpargatas de un simple y noble peregrino
que supo apreciar la grandeza de esta tierra
desde sus bastos montes y altas sierras
hasta sus verdes valles y extensas vegas,
regadas por sus claros y bellos ríos
Jerte, Alagón y Tietar,
que hicieron dudar a Ceres
-Diosa de la agricultura-
de si aquello era el Olimpo de los Dioses
o naturaleza viva y pura.
Sierra de Gata, Las Hurdes y La Vera,
viña extensa, verde olivo y cerezo en flor
que al lado de uno de ellos quiso el peregrino
que enterrasen sus versos y su corazón,
para que en cada primavera
las flores del cerezo que su sangre lleva
brillen con todo su esplendor
en la pendiente ladera de la sierra
formando parte del manto de inmaculado color
bajo las suaves y doradas caricias
de los templados rayos de sol.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"TRABAJOS DE INVESTIGACIÓN"

“ADÁN Y EVA” 1ª Parte.

Tras algunos trabajos hechos
sobre uno de los libros más leídos,
he llegado a la conclusión
y estoy absolutamente convencido,
de que Adán y Eva no fueron expulsados
del Edén por comer del fruto prohibido,
la manzana, porque tras mis estudios
e investigación, yo te digo
que fueron expulsados del Edén
porque Adán se comió un higo,
no precisamente de la higuera celestial,
sino el de la entrepierna
de la primera dama universal,
cosa que para mí
es totalmente normal.
Si Adán hubiese salido del armario,
eso no hubiese sido normal
y menos sin haber probado un solo bocado
de un fruto sin igual.
Así que fueron expulsados del gran economato
por las iras del Creador,
naciendo así el primer obrero sin sindicato
y como jefe un gran Señor.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"ENVIDIA"

Que envidia me dan
las cosas que tocan sus manos,
que envidia me da
el agua que moja sus labios.

Cuanto daría por ser
el espejo que guarda el secreto
de su desnudez,
cuanto daría por ser
la vela que alumbra su alcoba
cada anochecer,
cuanto daría por ser
el aire de su habitación
y ser testigo de sus desvelos
y de sus noches de pasión.

Que envidia me dan
las cortinas de la ventana
que cada mañana
la ven despertar.

Que envidia me dan
todas esas cosas,
que envidia me dan.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"QUISIERA SENTIR"

Si supieras lo que siento
en este mismo momento
y si mi amigo el viento
te lo pudiese contar
te diría;
que quisiera ver la mañana
que amanezca a tu lado,
que quisiera ver la mañana
que sienta tus manos,
que quisiera sentir
tus susurros en mi espalda,
que quisiera sentirte
con toda mi alma,
que quisiera sentir
tus llantos y alegrías,
que quisiera sentirte
cada noche y cada día,
que quisiera sentir
tu vida, vida mía
y solo mía.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"NOCHE OSCURA"


Noche oscura y penurias
que mis ojos no quieren ver,
turbia como agua con cenizas
que perturba e intranquiliza
lo mas profundo de mi ser
que me arrastra y me desliza
que me hace enloquecer.
Trago a trago y de tasca en tasca
voy dejando que me persigan
como a un alma poseída
los recuerdos del ayer
y como nudos del pasado
que hoy no puedo deshacer
me los bebo en vaso largo
que a mi sangre le sienta bien.

SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"¿A QUE NO TE LO CREES?"

Preferí quedarme tumbado
debajo de esta fresca higuera
antes de seguir caminando
con esta inmensa borrachera
y esperar las claritas del día
con mi resaca mañanera
para seguir por este camino,
que creo que al cortijo me lleva.

_Dios mío, que dolor de cabeza._
_Dios mío, que vomitera._
_¡¡Cuidado, que no me da tiempo!!_
_Madre, que balaguera._

Estoy hecho un asco,
estoy que doy pena,
y encima mi sombrero ha encogido,
mis botas se me empiezan a estirar,
los pantalones los tengo rotos
y mi nariz para que contar.
Mala suerte la mía,
no recuerdo nada,
mala suerte la mía,
ahora empiezo a recordar
que todo comenzó, -(y aún no ha terminado)-
cuando salí para hacer unos recados
del cortijo por el Sr. D. Juan mandados.

_Dios mío, que dolor de cabeza._
_Dios mío, que vomitera.-
_¡¡Cuidado, que no me da tiempo!!_
_Madre, que balaguera._

Como iba contando, salí hacia el pueblo
haciendo camino por el campo,
cuando en una encina me paré,
casualidades de la vida
en buena hora descansé,
pues, a cierta distancia observé
que en la rama de una retama
algo colgando pude ver.
Como de camino me caía,
hasta ello me acerqué,
-no sin cautela previamente-
y sorpresa me llevé,
pues, una bolsa de cuero era
y monedas dentro hallé.
Veinte monedas había,
veinte monedas conté
y guardándolas con alegría,
dando gracias, al cielo miré.
Proseguí dichoso mi camino,
mejor que lo empecé,
pues ya estaba pensando
con estos cuartos lo que hacer.

_Dios mío, que dolor de cabeza._
_Dios mío, que vomitera._
_¡¡Cuidado, que no me da tiempo!!_
_Madre, que balaguera._

Según iba pensando,
con un arroyo me topé
y al coger impulso para saltarlo
en la orilla resbalé,
cayendo mi sombrero al agua
y empapándome los pies.
Como resortes, mis manos a la talega,
por si el botín pude perder,
pero allí estaban las perras
que yo mismo coloqué.
Tras incorporarme y comprobar
que mi persona estaba bien,
recuperé mi sombrero del agua
que no quería perder,
reliquia de paño negro
que hace poco que heredé,
y vaciando el agua de mis botas,
en marcha me puse otra vez.

_Dios mío, que dolor de cabeza._
_ Dios mío, que vomitera._
_¡¡Cuidado, que no me da tiempo!!_
_Madre, que balaguera._

Ya me faltaba poco para llegar,
pues tras unos olivos
el campanario de la iglesia, lo veía asomar
y por no querer los olivos rodear,
saltando por una pared
quise atrochar,
enganchándose mi talega en una piedra,
y dos vueltas de campana me hizo dar
dando de bruces contra el suelo,
besando el olivar.
Por fin llegué al pueblo
y en un calizo me puse a descansar,
cuando, dos malandrines de poco pelo
y gran descaro, me quisieron asaltar
y ante mi negativa se produjo un forcejeo
que yo solo no podía ganar,
robándome mis veinte monedas los ladronzuelos
y las monedas del Sr. D. Juan.

_Dios mío, que dolor de cabeza._
_Dios mío, que vomitera._
_¡¡Cuidado, que no me da tiempo!!_
_Madre, que balaguera._

Ante mi impotencia y desesperación,
no me quedó otra alternativa
que ir a la taberna del Antón
donde suelen ir amigos míos,
que ninguno había en esta ocasión.
Me senté en una camilla,
en espera de alguna aparición
para pedirles ayuda monetaria
y mejorar la situación,
y entre espera y espera una jarrilla
y en la jarrilla pitarra del mejor
mientras le daba vueltas a todo esto
para darle solución.
Al cabo de un rato,
mis dolores no eran tantos,
al cabo de un rato,
demasiado calor,
al cabo de un rato,
la solución no era un problema,
al cabo de un rato,
el problema era yo,
y al cabo de todos esos ratos………
Preferí quedarme tumbado
debajo de esta fresca higuera
antes de seguir caminando
con esta inmensa borrachera
y esperar las claritas del día
con mi resaca mañanera
para seguir por este camino
que creo que al cortijo me lleva.


La mente a veces traicionera
hace ver cosas que no son
y no ser las que eran,
como en este caso mío,
que todo el mundo había pensado,
que en una juerga,
las perras me había gastado
y por cúmulo de circunstancias
ha sido todo lo contrario.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"EL PLACER EN LOS OFICIOS"

¿Que sería de esos oficios y labores
si no se les pone un poco de imaginación
y salirse de la rutina diaria,
fruto de la obligación.?

Como ese alfarero con su tinaja,
cuando el barro que trabaja,
pensando en el placer,
acariciando tan suave masa
la da forma de mujer.

O como “la” Faustina,
hija soltera del panadero,
que amasando la harina en el tablero,
solo piensa en su don Juan,
y la masa caliente que sale del horno
tiene forma de todo, menos de pan.

Y no quiero pensar,
en la suerte de ese animal,
cuando ese cabrero
_eminencia por lo general_
elige después de una siesta
a la reina del festival.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"RECUERDOS"

Hace tiempo que estoy perdido,
hace tiempo que te perdí,
hace tiempo que estoy sin destino
y no encuentro el camino
que me lleve hacia ti.
Ahora busco un lugar
donde poder recordar
aquellos dulces momentos
que llevo muy dentro
y no quiero olvidar.
Recuerdos,
que forman parte de mi vida,
que forman parte de mi ser,
que forman tantas cosas a la vez,
que ni tu sombra escaparía
de esta galería
que la forma mi forma de querer.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

22 nov. 2008

"MAR DE DUDAS"

"Amor imposible" 2* Parte.

Aún espero una respuesta,
que se abra alguna puerta,
que me hable tu corazón,
quiero saber que piensas,
quiero escuchar clara tu voz,
no quiero que me mientas
y dime donde está todo el amor,
donde están esas promesas
que nos llenaron de ilusión,
donde están esos abrazos,
donde está todo el calor,
donde están todos los besos
que nos dimos con pasión,
donde fueron las caricias
que ahora avivan mi dolor,
donde está todo el cariño
que entregué sin condición.
Ahora,………………….
Ahora soy un mar de dudas,
soy la luz que se apagó,
ya no soy la luna llena
que tantas noches te arropó,
soy la rama de ese árbol
que el otoño ha desnudado,
la flor que se marchita
sin saber quién la ha cortado,
ya no soy agua corriente,
soy el agua de la fuente
que el invierno ha congelado,
un pobre guerrero ,
que ha perdido su valor,
la espiga que el viento no balancea,
la hoja seca y sin color,
suspiros de un alma errante
y caballero sin honor.

SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"REFLEXIONES"

“LA MADRUGADA”

Un viento gélido me despierta,
me levanto
y miro a través de mi ventana.
Oigo un coro de violines que sujeta
el viejo sauce entre sus ramas,
mientras unas nubes errantes
entrecortan la tímida luz de la luna
que me permite ver
en esta madrugada extraña
el ancho camino de piedra
por donde caminan en silencio las palabras.
Algunas fueron presente en un pasado,
las de ayer, serán recuerdos de mañana.


*******************************************


“MIEDO AL HORIZONTE”

¿Qué hombre está seguro?
¿Quien es el ser humano
que desafía al horizonte
sin echar en su bolsa grano
y andar por las sendas del destino
con más monte que llano?.
Yo lo intenté una tarde de verano,
me subí a la pared de la alberca
y puse sobre mis cejas las manos,
pero mis ganas y mis fuerzas
se quedaron en un intento en vano.
Tuve miedo al fracaso,
a ese horizonte lejano
como al silencio que se esconde
tras la puerta de un gran rellano.


*******************************************


“LAS TRANSPARENCIAS
DE UN SER OPACO”

La envidia y la soberbia
son dos sentimientos,
dos conceptos humanos
que hacen al que los padece
que sea un ser rencoroso
y pendenciero, sin reconocer
las virtudes de los demás
aunque éste las vea,
por eso en vez de vivir
y disfrutar con lo que tiene,
se amarga y muere por lo que desea.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"CANSADO"

Ya no quiero seguir guardando
recuerdos en una caja de lata
ni tequieros con posdata
para animarme el corazón.

Ya no quiero,
remar solo en mi barca
y librar las cataratas
del olvido sin razón.

Ya no quiero ser tu preso
en esta cárcel de nata
que ni ata ni desata
esperando tu perdón.

Solo quiero,
olvidarme del pasado
que mi futuro se ha llevado
al rincón del desamor.

SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"ESTÚPIDA COBARDÍA"

Como quisiera dejar de sentir
detrás de mi nuca
las palmas de sus manos
con los dedos cruzados,
como quisiera dejar de sentir
esa mirada clavada
en mis ojos cerrados,
como quisiera dejar de sentir
su frente sobre mi frente
y ese aire caliente en mis mejillas
que perturba el pequeño cauce
de mis lágrimas mientras me chilla.
Quisiera soltar este lastre
que hace que me arrastre
por esta puta vida
haciéndome largas las noches
y más largos los días,
esos claros y bellos días
que mis ojos morados, me hacen verlos
cada vez más nublados
por culpa de mi estúpida cobardía.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"EL TIEMPO PASA"

Días claros y azules,
primavera vestida con elegancia
que invita a pasear por estos campos
y respirar el aire de intensa fragancia
que llenan de frescura todos los sentidos
y traen lejanos recuerdos y tiernas añoranzas.
Pero, el tiempo pasa, es inevitable,
reloj cronológico de péndulo exacto
que marca las pautas, que marca los pasos
y como gotas de agua que escapan de un caño,
se escapa la vida, se escapan los años.
El tiempo pasa, como pasa el aire,
que avivará las llamas de un fuego insaciable
en los futuros rastrojos de verdes trigales.
Pasa, como el agua del río que se presta al mar
regando el árbol del fruto prohibido
y que a todo ser vivo nos hizo mortal,
arrastrando las hojas de parra del eterno parral.
Pasa, como la noche pasa, y la luna con ella,
se encenderá otro día y se apagarán las velas,
vigilantes del oscuro silencio, que como nobles centinelas
aguardarán la próxima noche con sus pies de cera
donde quedarán los pliegues y arrugas como prueba
del paso del tiempo hasta que sus llamas mueran.
Simples ejemplos para aquellos que no lo sepan,
el tiempo pasa para todos y a nadie espera.

SANTIAGO SERRANO BRAVO.

"El VIEJO MESTRO"

Se abre una puerta
la cruza una sombra y luego se cierra,
avanza despacio la silueta
por el piso ondulado de desgastada madera
de un iluminado pasillo
por la luz de dos rígidas velas
cumpliendo así la función
de una polvorienta y ciega
bombilla solitaria
que de un amarillento techo cuelga.
Con parsimoniosa tranquilidad
se coloca una chaqueta,
es D. Antonio, músico compositor
y jubilado maestro de escuela
que se dispone a dar un paseo
en esta hermosa mañana de primavera.
Camina despacio, no tiene prisa,
pues nadie le espera,
sigue el camino que va hasta el arroyo
y cruza el viejo puente de piedra,
se dirige hacia un solitario chopo
que hay en la ribera
dándole una palmadita en el tronco
como si se tratase de un colega
le da los buenos días
con una sonrisa tierna.
Coloca cuidadosamente el pañuelo
en un calizo y luego se sienta,
apoya la barbilla en la empuñadura
del bastón que sus manos sujetan
después de haberse inclinado el sombrero
hacia delante por si el sol le molesta.
Se queda inmóvil y observa
como un pajarillo corretea
detrás de las larvas e insectos
que hasta la orilla del arroyo llegan.
Una pequeña rana sale del agua
y en la cálida arena de la junquera
se sienta sobre sus cuartos traseros
adoptando posición de espera
para lanzar su lengua pegajosa
sobre algo que merezca la pena.
En las flores de tomillo
que tiene frente a sus piernas,
se intercambian los zumbidos
de las incansables abejas
que recolectan el trabajoso polen
mientras liban el dulce néctar.
El viejo maestro sigue observando
como unas abiles golondrinas pegan
debajo del alero de un cobertizo
el húmedo barro que en sus picos llevan,
mientras Séneca, un pequeño burro
asoma por el postigo de la puerta
saboreando en su día libre
un puñado de habas secas,
pues hoy es domingo, no tendrá
que mover la noria de la huerta.
Una desgarvada garza,
que en mitad del arroyo se encuentra,
se apoya sobre una de sus zancas
y con el pico sobre el agua y en máxima alerta,
espera con cautela y con paciencia
a que en el fondo algún pez se mueva
para con un ataque mortal al escamado
y distraido animal capturarlo por sorpresa.
El relajante sonido del agua
que produce la pedrera,
hace que el viejo se recueste
sobre la soleada madera
del voluminoso tronco que se yergue
tras su espalda mientras cierra
los párpados lentamente
con una leve sonrisa puesta.
De fondo se oyen los repiques
de las campanas de la iglesia,
ha pasado media mañana
y el anciano no despierta.
Un extraño silencio se hace
en toda la ribera,
un leve suspiro suena
a la vez que el bastón cae
sobre la verde y joven hierba,
haciendo despejar la duda
de la más triste realidad,
siendo su árbol amigo,
el último en sentir los latidos
de un corazón en la más absoluta soledad,
cuya muerte me hace pensar
que las cosas más simples de la vida
te hacen a veces la mayor y más grata compañía
que el resto de la humanidad.
Descanse el viejo maestro,
descanse su alma en paz.


SANTIAGO SERRANO BRAVO.