1 ene. 2010

"MUERTE DE UN COLOR"

"1936, el paredón"

Ya ha llegado la hora
de cumplir mi condena,
ya no veré más estas rejas,
no volveré más a la trena.
Mi vida, se apagará rápidamente,
como el agua apaga una hoguera
y mis lágrimas se perderán,
como gotas de lluvia en la arena.
Sólo el olvido, es mi temor
y el tiempo mi pena,
el adiós será un suspiro
y los recuerdos una tregua.
Luego, seré libre,
libre como la luna llena,
libre como el viento
que recorre toda la sierra.
El aire será mi alma,
mi cuerpo será la tierra,
mi sangre será el agua,
que corra entre las piedras.

Santiago Serrano Bravo.

No hay comentarios: